fbpx

Quién era Dante Alighieri

Dante in Linea

septiembre 13, 2021

Dante Alighieri es noticia en todo el mundo, 700 años después de su muerte, especialmente en Italia, donde es un icono nacional.

Dante Alighieri, probablemente bautizado Durante di Alighiero degli Alighieri y a menudo denominado simplemente Dante, fue un poeta, prosista, teórico literario, filósofo moral y pensador político italiano. Su Divina Comedia, originalmente llamada Comedìa (en italiano moderno: Commedia) y posteriormente bautizada como Divina por Giovanni Boccaccio, está ampliamente considerada como uno de los poemas más importantes de la Edad Media y la mayor obra literaria en lengua italiana.

Dante es conocido por establecer el uso de la lengua vernácula en la literatura en una época en la que la mayor parte de la poesía se escribía en latín, que sólo era accesible para los lectores más cultos. Su De vulgari eloquentia (Sobre la elocuencia en lengua vernácula) fue una de las primeras defensas académicas de la lengua vernácula. Su uso del dialecto toscano en obras como La vida nueva (1295) y La divina comedia ayudó a establecer la lengua italiana normalizada de hoy en día. Su obra sentó un precedente que posteriormente seguirían importantes escritores italianos como Petrarca y Boccaccio.

Dante contribuyó a la creación de la literatura italiana. Sus representaciones del Infierno, el Purgatorio y el Cielo sirvieron de inspiración para la mayor parte del arte y la literatura occidentales. Se le describe como el «padre» de la lengua italiana, y en Italia se le suele llamar il Sommo Poeta («el Poeta Supremo»). A Dante, Petrarca y Boccaccio también se les llama los tres corones de la literatura italiana.

Dante es para Italia lo que Shakespeare es para los ingleses, lo que Cervantes es para los españoles y lo que Goethe es para los alemanes, pero quizás también es algo más

La vida de Dante – escritor y político

Dante nació con el nombre Durante Alighieri en Florencia, Italia, en 1265, en el seno de una familia notable de modestos recursos. Su madre murió cuando él tenía siete años, y su padre volvió a casarse, teniendo dos hijos más.

Dante era hijo de un terrateniente moderadamente rico. Su madre murió cuando él tenía sólo siete años y su padre cuando era un adolescente.

A los doce años, Dante se comprometió con Gemma di Manetto Donati, aunque ya se había enamorado de otra chica, Beatrice Portinari, sobre la que siguió escribiendo durante toda su vida, aunque su interacción con ella fue limitada. Los poemas de amor a Beatrice están recogidos en La Vita Nuova, de Dante.

En su juventud, Dante estudió muchos temas, como la poesía toscana, la pintura y la música. Conoció la poesía occitana de los trovadores y la poesía latina de la antigüedad clásica, como Homero y Virgilio. Leyó De consolatione philosophiae de Boecio y De amicitia de Cicerón. A los dieciocho años, Dante conoció a los poetas Guido Cavalcanti, Lapo Gianni y Cino da Pistoia, entre otros. Junto con Brunetto Latini, estos poetas se convirtieron en los líderes del Dolce Stil Novo («El dulce estilo nuevo»), en el que las pasiones personales y políticas eran el objetivo de la poesía.

Vida política

Dante no sólo fue un literato y un escritor; también fue un político que desempeñó un importante papel en Florencia durante su vida.

Dante, como la mayoría de los florentinos de su época, se vio envuelto en el conflicto güelfo-gibelino. Como joven caballero, Dante participó activamente en la batalla de Campaldino de 1289 entre las ciudades rivales de Florencia y Arezzo y sus respectivos aliados. Los dos bandos de esta batalla estaban divididos por su apoyo al Papa (los güelfos) o al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (los gibelinos), una rivalidad que causaría un abismo en la política florentina que duró más de medio siglo.

De vuelta a Florencia, Dante trabajó como funcionario municipal y participó en la política entre c. 1295 y 1302. En 1300 fue elegido para el prestigioso cargo de prior de la ciudad (uno de los siete). Al contrario que el gobierno de Florencia, Dante quería ver su ciudad libre de la injerencia papal, que consideraba una institución moralmente corrupta

Tras la derrota de los gibelinos, los güelfos se dividieron en dos facciones: Los Güelfos Blancos de Dante, que desconfiaban de la influencia política del Papa, y los Güelfos Negros, que permanecieron leales a Roma. Al principio, los blancos gobernaron Florencia y expulsaron a los negros, pero el Papa Bonifacio VIII planeó una ocupación militar de la ciudad. Una delegación de florentinos, entre los que se encontraba Dante, fue enviada a Roma para conocer las intenciones del Papa.

Los güelfos negros destruyeron gran parte de Roma y establecieron un nuevo gobierno mientras él estaba allí. Dante fue informado de que sus bienes habían sido confiscados y que se le consideraba un fugitivo por huir de la ciudad. Dante fue condenado al exilio perpetuo y nunca volvió a su querida Florencia. Dante, marginado, vagó por Italia durante varios años, esbozando La Commedia, su gran obra.

El exilio de Dante

En 1301, cuando el partido político de los güelfos negros (partidarios radicales del papa e iglesia) llegó al poder, Dante, que era miembro del partido político de los güelfos blancos y estaba en contra del papa Bonifacio VIII por su injerencia en la vida política y sus conexiones con las familias más influyentes económicamente, fue condenado a muerte.

Este último estaba encabezado por el partido Guelph Negro.

La condena a la hoguera anunciada en ausencia de Dante se emitió sobre la base de acusaciones que, en su mayoría, eran falsas e ingeniosamente fabricadas sobre él.  Las acusaciones incluían fraude, extorsión, corrupción e incluso sodomía con un joven.

Se desilusionó aún más con Roma tras el exilio forzoso del Papa a Aviñón en 1309. Dante comenzó a apoyar, en cambio, las ambiciones del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, aunque su lealtad política cambiaba según las circunstancias. Dante alimentó la esperanza de que el Sacro Imperio Romano restauraría el orden cristiano en Europa. En esto se equivocó irremediablemente, pero al menos predijo correctamente que las disputas entre las diferentes ciudades-estado italianas sólo conducirían a la caída de todas ellas.

Dante fue efectivamente exiliado por sus opiniones políticas en enero de 1302. Como señala la traductora D. I. Sayers en su introducción a Infierno, parte I de la Divina Comedia, Dante tenía «tres dones que obstaculizaban la carrera del político práctico: un temperamento poco complaciente, una lengua ampulosa y una indecente superfluidad de cerebro» (xxxii). Dante fue debidamente acusado de corrupción masiva por funcionarios pertenecientes a una facción política rival. Los cargos eran ficticios, pero la sentencia era bastante real: ser quemado en la hoguera. Comprensiblemente, Dante, que entonces regresaba de Roma, prefirió evitar Florencia.

Sin establecerse nunca en una sola ciudad, Dante se dirigió primero a Verona y luego se desplazó por el centro y el norte de Italia. Mientras tanto, la esposa de Dante, Gemma Donati, y sus tres hijos e hija permanecieron en Florencia. Durante este exilio errante escribió su obra maestra, la Divina Comedia. Dante nunca regresó a casa, y murió de malaria en Rávena el 13 de septiembre de 1321.

Muerte y entierro

Los últimos días de Dante los pasó en Rávena, donde había sido invitado a quedarse en la ciudad en 1318 por su príncipe, Guido II da Polenta. Dante murió en Rávena el 14 de septiembre de 1321, a la edad de 56 años, a causa de la malaria cuartana contraída al regresar de una misión diplomática en la República de Venecia. Fue atendido por sus tres hijos, y posiblemente por Gemma Donati, y por los amigos y admiradores que tenía en la ciudad.  Fue enterrado en Rávena, en la iglesia de San Pier Maggiore (posteriormente llamada Basílica de San Francisco). Bernardo Bembo, pretor de Venecia, le erigió una tumba en 1483.On the grave, a verse of Bernardo Canaccio, a friend of Dante, is dedicated to Florence:

En 1329, Bertrand du Pouget, cardenal y sobrino del Papa Juan XXII, clasificó la Monarchia de Dante como herética y trató de quemar sus huesos en la hoguera. Ostasio I da Polenta y Pino della Tosa, aliados de Pouget, intercedieron para evitar la destrucción de los restos de Dante.

Cenotafio en la Basílica de la Santa Cruz, Florencia

Florencia llegó a arrepentirse de haber exiliado a Dante. La ciudad solicitó en repetidas ocasiones la devolución de sus restos. Los custodios del cuerpo en Rávena se negaron, llegando a ocultar los huesos en un falso muro del monasterio. Florencia construyó una tumba para Dante en 1829, en la Basílica de la Santa Cruz. Esa tumba ha estado vacía desde entonces, y el cuerpo de Dante ha permanecido en Rávena. En la fachada de su tumba en Florencia se lee Onorate l’altissimo poeta, que se traduce aproximadamente como «Honra al más excelso poeta» y es una cita del cuarto canto del Infierno.

En 1945, el gobierno fascista discutió la posibilidad de llevar los restos de Dante al Reducto de la Valtellina, el valle alpino en el que el régimen pretendía hacer su última resistencia contra los Aliados. Se argumentó que «el mayor símbolo de la italianidad» debía estar presente en el final «heroico» del fascismo.

Recreación de la máscara mortuoria de Dante Alighieri en el Palazzo Vecchio de Florencia

Desde 1911 se exhibe en el Palazzo Vecchio una copia de la supuesta máscara mortuoria de Dante; los estudiosos creen hoy que no es una verdadera máscara mortuoria y que probablemente fue tallada en 1483, quizá por Pietro y Tullio Lombardo.

Legado: el Renacimiento y más allá

«Los italianos hablan italiano» Parece evidente. Sin embargo, no hace mucho tiempo, no había «italianos» en el sentido moderno, ni existía una sola lengua «italiana». Es poco conocido que cuando Italia se convirtió en un país en 1861, sólo un 2,5% de su población hablaba lo que ahora llamamos italiano. Incluso en 1951, menos del 20% de los italianos utilizaban exclusivamente el italiano en su vida cotidiana. De hecho, hasta hace poco, la mayoría de los italianos consideraban el italiano como una segunda lengua. Su primera lengua era a menudo una lengua regional o local. Con el comienzo del milenio, el italiano se convirtió en la primera lengua viva de la mayoría de los italianos.

Además de la literatura, Dante influyó en los pintores del Renacimiento; por ejemplo, su visión del infierno inspiró muchas obras que representan el Juicio Final. Se dice que Miguel Ángel (1475-1564), el renombrado artista, era capaz de recitar de memoria pasajes de la Divina Comedia. Por último, el propio Dante se convirtió en objeto del arte renacentista, sobre todo en el interior de la catedral de Florencia. En este cuadro de 1465 de Domenico di Michelino, el poeta aparece de pie frente a la colina del Purgatorio y la ciudad de Florencia, sosteniendo un ejemplar de su Divina Comedia.

Hoy en día, la Divina Comedia sigue estudiándose en colegios y universidades de todo el mundo y continúa, también, dejando perplejos a los estudiosos por su amplitud de lenguaje y la profundidad de sus temas y personajes. Como afirma el historiador M. Wyatt, se trata de «un poema que se resiste a ser clasificado por su empleo de convenciones literarias clásicas, medievales y prerrenacentistas en una amplia variedad de registros lingüísticos» (4). Tal vez aquí radique la clave de la continua fascinación por Dante y su obra.

Aprende Italiano con Dante in Linea

Últimos Post

Preposiciones italianas

Preposiciones italianas

¿Qué es una preposición? Las preposiciones son palabras cortas que se utilizan para complementar un adjetivo, un adverbio, un nombre o un pronombre. Las preposiciones son elementos invariables (no cambian) en la lengua italiana, y se utilizan para conectar...

25 palabras italianas más usadas en español

25 palabras italianas más usadas en español

Junto con el español, el francés y el rumano, el italiano pertenece a la familia de las lenguas romances. Todas ellas tienen raíces latinas similares, que a lo largo de los años han tenido un impacto significativo en la lengua inglesa. Sin embargo, las conexiones...

Curso Vacacional: 7 razones para aprender italiano

Curso Vacacional: 7 razones para aprender italiano

Curso Vacacional de Italiano 7 razones para que tu hijo aprenda un nuevo idioma. Puede que el inglés sea la lengua franca del mundo, pero eso no debería impedirte aprender otro idioma o, al menos, dar a tus hijos la oportunidad de adquirir esa importantísima segunda...

Ciao!